9. Disolución de la asociación

Artículo 39º

La disolución de la Asociación podrá producirse por:

1. La disolución de esta Asociación requerirá el acuerdo por mayoría absoluta de los asociados en asamblea general extraordinaria convocada por la Junta Directiva por sí o por la mitad de los asociados, a este sólo efecto en tiempo y forma.

2. Por las causas determinadas en el artículo 39 del Código civil.

3. Por sentencia judicial.

En el caso de que existieran bienes propios de la Asociación al tiempo de la disolución, la propia asamblea decidirá la aplicación que ha de darse a los mismo, nombrando al efecto una comisión liquidadora con los poderes necesarios. Una vez satisfechas todas las obligaciones, el remanente de los bienes, si los hubiere, se donará a otras entidades públicas o privadas que persigan fines similares, según se establezca en esta misma asamblea.

Corresponde a los liquidadores:

1. Velar por la integridad del patrimonio de la asociación.

2. Concluir las operaciones pendientes y efectuar las nuevas, que sean precisas para la liquidación.

3. Cobrar los créditos de la asociación.

4. Liquidar el patrimonio y pagar a los acreedores.

5. Aplicar los bienes sobrantes de la asociación a los fines previstos por los estatutos.

6. Solicitar la cancelación de los asientos en el Registro.

En caso de insolvencia de la asociación, el órgano de representación o, si es el caso, los liquidadores habrán de promover inmediatamente el oportuno procedimiento concursal ante el juez competente.